En este post os hablaremos de la importancia de las cremas solares, la importancia de usar un buen producto y os presentaremos nuestra crema solar recomendada ‘La Piú «sunscreen»‘.

Desde que Coco Chanel pusiese de moda el bronceado en 1920, el estar moreno se ha convertido en todo un fenómeno de masas. Con el paso del tiempo se ha podido saber que los rayos del sol, tanto los UVA como los UVB, son acumulativos en la piel y por tanto dañinos a largo plazo. Por eso se han ido creando fotoprotectores tanto físicos como químicos.

Fotoprotectores:

A diferencia de los filtros físicos que rebotan la radiación, los filtros químicos protegen la piel absorbiendo la radiación ultravioleta “Las moléculas aromáticas que lo componen absorben la radiación solar, penetran en la piel y reducen la absorción de los rayos por parte de nuestras células”. Aunque se trata del filtro más habitual, su espectro de protección es más bajo, de ahí que sea necesario asociarlo con varios filtros. Sin embargo, frente a estos inconvenientes, los filtros químicos son mucho más agradables que los físicos.

Resultan más ligeros, se aplican con mayor facilidad y no dejan ese aspecto blanquecino, precisamente porque la piel los absorbe. Este tipo de filtro permite al producto tener una mejor cosmeticidad, se consigue una mejor textura, más agradable y por lo tanto ofrece mayor adherencia al realizar la aplicación de la fotoprotección cada 2 horas los 365 días al año.

A parte de los filtros físicos y químicos también existen los filtros mixtos que como su nombre indica se trata de la combinación de ambos para ampliar su espectro de protección. También suelen incluir antioxidantes para actuar frente al envejecimiento prematuro de la piel.

 

¿Por qué es tan importante la protección solar?

 

La protección solar es clave para retrasar la aparición de los signos de la edad, por ello cualquier fotoprotector cumple con esa función de evitar el daño de la piel, pero si se quiere una acción antiedad más pronunciada, se puede recurrir a protectores que incluyan ingredientes antioxidantes, algo más habitual en los filtros químicos que en los físicos.

Cuando se usan los filtros químicos son necesarios una mezcla de varios filtros. Además, para protegernos de los rayos UVA es necesario añadir también un filtro físico.

A la hora de comprar un fotoprotector debemos tener en cuenta el tipo de filtro solar, que se detallará en la etiqueta de los componentes.

Nuestro fototipo condicionará el espectro de protección, es decir el SPF. Las pieles más claras y que se irriten o se quemen con facilidad deberán recurrir a un SPF más alto, superior a 30. Conviene recordar que factor de protección más alto es el 50+, así que no te dejes llevar por la publicidad engañosa.

El fototipo no está relacionado con el tipo de filtro, así que no debería ser un condicionante, a no ser que tengas alguna patología como alergia a algún tipo de filtro, dermatosis fotosensibles o zonas con falta de epitelización.

 

Nuestro fotoprotector recomendado para este verano «La Piú ‘sunscreen'»

 

En cuanto a qué fotoprotector escoger a la hora de comprar, una buena opción puede ser la crema solar La Più ‘sunscreen’ con factor de protección solar 50+ y vitamina E, con acción antioxidante.

Es ultraligera, excepcionalmente suave, con textura gel semi-transparente, fácil de aplicar, con un tacto aterciopelado y acabado natural.

Ideal para todo tipo y fototipo de piel, con un acabado mate, lo que es muy importante para no sentir la piel cargada.

Tienes dos opciones a elegir: transparente o con un toque de color para usarla a diario y darle un aspecto de buena cara.

La Piú crema solar transparente

La Piú crema solar transparente

La Piú crema con color

La Piú crema con color

Si necesitas ayuda o consejo puedes llamar a nuestra clínica 986 11 31 91. En LA GESTA estudiamos cada caso de forma personalizada para ofrecer al cliente la solución idónea.

Edición: Luisa Mezquita Alonso/   Alba Alonso Cifuentes
Abrir chat